Uncategorized

¿Quién dijo crisis?

Como llegado del más allá, un virus se ha instalado en nuestras vidas y en nuestras conciencias y contrariamente a lo que pueda parecer, no es tan malo.

Sí, estamos “obligados” a quedarnos en casa por el bien común pero ¿cuántas veces en los últimos meses te has quejado de no tener tiempo para tal o cual cosa? ¿de verdad es tan “horriple” quedarse en casa unos días? A esta última pregunta yo misma te hubiera respondido que para mí sí hace un tiempo, pero la verdad es que diría que gracias al yoga, este confinamiento me parece una oportunidad. No tener que invertir tiempo en desplazamientos y tener más tiempo para mí y los que viven conmigo, no me parece un mal plan. Por supuesto que podría estar haciendo cosas consideradas más interesantes y que también me gustan como ir a una exposición, al teatro, tomar algo con amigos, pero….¿y si este fuese un momento de reorganización? Un respirar profundo para darnos cuenta de lo que realmente es importante. Parace que además de a nivel individual este coronavirus despierta en muchos un sentimiento que parece potestad del fútbol (es medio broma) el sentido de pertenencia a un grupo que auna un sentimiento común, en este caso, la protección de la propia vida y el sentido de responsabilidad.

Patanjali en sus yoga sutras dice que el espíritu puede encontrarse en tres estados. El primero de esos estados es tamas u oscuridad, en el que indica que se encuentran los idiotas y brutos, cuya acción es siempre dañida. El segundo es rajas o estado de actividad, en el que lo que se busca es poder y la satisfacción de los sentidos y por último habla de sattva o calma, de un estado de serenidad y no reacción y hace una pregunta ¿qué es lo que exige más fuerza, detener y dominar a unos caballos desbocados o dejarlos ir? Esos caballos desbocados son nuestros pensamientos y nuestras inercias, las que nos llevan a consumir desmesuradamente tanto bienes materiales como personas, y me gusta pensar que este momento puede ser una llamada a la colectividad, al cooperativismo, a la conciencia y a platearnos cómo queremos vivir y qué nos es realmente necesario en ese caminar.

En mi caso tanto el yoga como el teatro son imprescindibles, al igual que los libros, una alimentación sana, el agua y tener cerca gente que me aporte, con la que tener relaciones enriquecedoras, de reciprocidad y crecimiento mutuo, así que te invito a reflexionar sobre qué cosas, compartamientos e incluso personas puedes prescindincir y cuáles son tus básicos o prioritarios.

El yoga puede ayudarte en todo este proceso, aunque sea con sólo unos minutos de meditación, asana y pranayama. Pronto colgaré una práctica breve que te ayude a sentirte en calma estos días y que puedas vivirlos de la mejor manera posible, aprovechando para observarte e ir conociendote un poquito más.

¡Ah, se me olvidaba¡ Otro imprescindible para estos días es el sentido del humor, así que apelo a él y quiero homenajear a todas esas personas que con su humor nos sacan una sonrisa cada día. ¡Gracias humoristas del mundo¡

Os dejo un par de enlaces para que os echéis unas risis:

https://www.instagram.com/p/B9muAVFqEvt/

https://www.lavanguardia.com/television/20180225/441001332855/joaquin-reyes-mejores-imitaciones.htmlhttps://www.youtube.com/watch?v=u6gdOapY1sw

Namaste

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s